24 may. 2013

La religión en Japón en general y la del cosplay en particular.

Hace un par de fines de semana estuve haciendo algo de turismo por la ciudad con una chica de Nagoya, que me llevó a visitar un templo sintoísta y otro budista entre otras muchas cosas. 
La cosa es que en Japón se dice que casi todo el mundo es sintoísta o budista (o de ambas) pero la realidad es que pasan bastante de la religión; las palabras textuales de mi amiga Yurika fueron: «Rezas si tienes exámenes o si estás visitando el templo por gusto y te apetece, pero no piensas en ningún dios ni en nada superior». De hecho, muchos japoneses si siquiera conocen o saben a lo que te refieres con la palabra Shinto, si acaso la reconocen al verla escrita. Vamos, que pasan del tema como dios quisiera que la gente pasara en España.

Personalmente, me cuesta distinguir un templo sintoísta de uno budista, pero tranquilos, que no voy a ser yo quien os suelte la plasta de cómo distinguirlos. Aunque hay algo que me llama la atención de los templos sintoístas; al entrar hay una suerte de abrevaderos llenos de agua con unos cucharones para purificarte antes de rezar. 

El ritual es sencillo: 
  • Coges el cucharón con la mano derecha
  • Lo llenas de agua.
  • Viertes el agua sobre la mano izquierda, dejando que caiga fuera de la fuente (captain obvious).
  • Repetimos lo mismo con la otra mano. 
  • Y aquí viene lo complicado, cogemos agua con las manos, nos la llevamos a la boca y sin tragar, la escupimos con llevar cuidado de no mojar la cámara de fotos que a buen seguro llevaremos colgando.

Vuestra humilde narradora en plena acción.
(También estaba haciendo lo mismo en esta foto de FPS

Y tras esto, fuimos a un parque y, sorpresa; una competición deportiva de cosplay. Sí, habéis leído bien. Doy por hecho que ya sabéis lo que es el cosplay (コスプレ), y si no lo sabéis, este es un buen momento para apagar el ordenador y abrir un libro. La cosa es que yo jamás habría imaginado que fuese compatible ir disfrazado de la Princesa Zelda, ser un hombre y jugar bien a algún deporte
La temática de los disfraces era muy variada, pero el grupo de 20 personas con trajes (currados) de personajes de Nintendo me cautivó. Aunque, sinceramente, a los que iban de los Pikmin costaba cierto trabajo mirarlos a la cara.
Es un disfraz que sin ser erótico en absoluto, no deja mucho a la imaginación.

Yurika, el calor y el templo (este sí, budista) de Kakuozan en Instagram.
-TALUEGAH.



Aprovecho este espacio para decir que esta semana no habrá V de Viernes por ruina descanso del personal.

2 comentarios:

  1. No sé por qué, pero siempre me ha hecho mucha ilusión ir a uno de estos templos. Supongo que a base de verlo en mangas/animes entra el gusanillo. ¡Me encantan los dibujos!

    ResponderEliminar
  2. ¡Competición deportiva de cosplay! Solo pro esto ya sería infinitamente más feliz en Japón que en cualquier otro lado del mundo.

    ResponderEliminar

Entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...