22 dic. 2015

Autorretrato en contrapicado con cara de confusión XVIII

Confusión, concentración y mala leche, para ser exacta.

Una de las cosas más gratificantes y divertidas de la fotografía analógica es que al revelar una no recuerda exactamente qué hay en los carretes y se lleva sorpresas... Buenas y malas. Y hablando de fotografía analógica, debo muchas entradas de mis últimos carretes.

De hecho, hay un equivalente digital a esta situación cuando quieres hacer una foto con el móvil un día soleado (lo suficientemente soleado como para no ver bien la pantalla del móvil) y está la cámara delantera puesta.

Y ahora para los gilís, ¿alguien reconoce el modelo de cámara? Es una popular compacta de los 80 que personalmente es de mis favoritas...



¡Sígueme en Facebook!

2 comentarios:

Entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...